Pero… ¿qué es eso de las tecnologías blandas? | Convocatoria para una ontología

¿Qué piensas cuando escuchas el término tecnologías blandas? ¿Sabes qué son? ¿Cómo mejoran o condicionan tu vida? ¿En qué ámbitos están más presentes? Para tratar de entenderlo mejor, te proponemos construir juntas una ontología. Y lo primero que necesitamos es reunir distintas aportaciones. Por eso ¿nos envías una palabra, un verbo, una frase, una idea, un texto, una referencia que sirva para crear colectivamente un esquema conceptual sobre este término?

> Haz tu aportación antes del 30 de octubre
> Utiliza el
hashtag #tecno_blandas o envíanos materiales por mail a info@tecnologiasblandas.cc

Situándonos sobre el tema

Entendemos por tecnologías blandas aquellas que de manera específica, pretenden cuestionar y mejorar las formas sociales de relacionarnos, el funcionamiento de los sistemas con que nos organizamos. Esas que tienen que ver con la producción de conocimiento, la gestión del talento o el desarrollo del aprendizaje; con aspectos más relacionales, subjetivos e intangibles; y con su aplicación a la educación, la cultura, la organización social, la administración, la economía, los modos de creación, producción y distribución, la comunicación, etc.

Aquí introducimos un poco más la cuestión y aquí puedes ver las aproximaciones de Saioa Olmo y Juanjo Goñi al tema.

Pero ¿qué es una ontología?

La metodología para acercarnos al concepto de tecnologías blandas es la ontología. Una ontología (onto-ser / logo-estudio) es un esquema conceptual con el que comunicar de manera detenida una idea, posibilitando distintos itinerarios o líneas de sentido dentro del mismo esquema. Su finalidad es facilitar el análisis y entendimiento de conceptos, para facilitar su comunicación y el intercambio de información entre diferentes agentes y sistemas. Un mapa (siempre parcial) en el que trazar líneas de sentido flexibles y remezclables, abiertas a múltiples lecturas, formas de interpretación y representación.

La elaboración de una ontología es un ejemplo de tecnología blanda donde el conocimiento es puesto en valor de forma colectiva y colaborativa. El objetivo no es demostrar cuánto sabes o si tienes la verdad definitiva, sino construir colectivamente un diagrama que resulte certero, accesible y práctico.

A primera vista parece difícil ¿no? Pero no lo es tanto y sabemos que da muy buenos resultados. Porque no es la primera que desde ColaBoraBora nos enfrentamos al reto de hacer ontologías, Puedes consultar cómo hicimos la ontología de CopyLove en el Festival Zemos98; la de espacio público en urbanBat, en 2012; o esta misma primavera la ontología sobre #alterotopiak también en urbanBat.

ONTOLOGIA_ejemplo_3_web
¿Cómo puedo participar?

Antes de nada necesitamos recabar toda la información que podamos. Recoger diversas miradas sobre el tema. Sumar los puntos de vista y las opiniones de los otros. Desde el conocimiento experto a las experiencias particulares de cada cual. ¡Todo vale!

Por eso, para antes del 30 de octubre queremos tus palabras, verbos, referencias, definiciones, textos… Aportaciones breves, rápidas, eso primero que te ha venido a la mente, aquello que no debería faltar si estamos pensando en tecnologías blandas.

ONTOLOGIA_ejemplo_5_web
¿Dónde envío mis aportaciones?

Deja un comentario en este mismo post o utiliza el hashtag #tecno_blandas o mándanos materiales por mail a info@tecnologiasblandas.cc

Después, juntaremos todo el material que recibamos, lo analizaremos y remezclaremos, para crear frases y líneas de sentido. Haremos un primer borrador de ontología que poder contrastar de manera abierta (ya os contaremos cómo y cuándo).

Ya sabes…

¿Qué son para ti las #tecno_blandas?
¿Nos mandas tus impresiones?
¿Nos ayudas a difundir esta llamada a la colaboración?

ESKERRIK ASKO!

Leave A Comment